02 | Sep | 2020

Explosión en Beirut: El nitrato de amonio y sus riesgos potenciales

El nitrato de amonio se encontraba almacenado en el puerto y es utilizado como fertilizante agrícola y en la industria minera. El impacto de la explosión fue el equivalente al 20% de la explosión de…

  • El nitrato de amonio se encontraba almacenado en el puerto y es utilizado como fertilizante agrícola y en la industria minera.
  • El impacto de la explosión fue el equivalente al 20% de la explosión de la bomba de Hiroshima.

El pasado 4 de agosto llegaba la terrible noticia de un acontecimiento que estremecería al mundo, una fuerte explosión que dejaba al menos 137 decesos, más de 5,000 heridos y múltiples daños materiales; formando una nube de hongo por lo que se llegó a pensar que se trataba de una bomba nuclear.

Posteriormente, las autoridades informaron que era una explosión de nitrato de amonio (NH4NO3) almacenada en el puerto, esta sustancia es utilizada como un fertilizante agrícola y explosivo en la industria minera. El impacto que tuvo fue el equivalente al 20% (2,750 toneladas) del que tuvo la bomba de Hiroshima en 1945.

Pero ¿qué se necesita para que detonen 2,750 toneladas de nitrato de amonio? Para esta reacción es necesaria una combustión previa estar expuesto a altas temperaturas (300°C), ya que por si solo no es combustible. Otro aspecto importante fue que la onda de choque percibida en los videos, y que formaron la nube de hongo se debe a que este componente produce una reacción de aire comprimido que se expande rápidamente, se enfría y su contacto con el agua lo condesa, y que fue lo que captaron los testigos que guardaron evidencia.

No es la primera vez que ocurren este tipo de accidentes, en abril de 2013 en Estados Unidos un incendio de 35,000 kilogramos de nitrato de amonio en West Fertilizer Co en West TX cobró la vida de 15 personas y hubo alrededor de 200 heridos, dejando un cráter de 28 metros de diámetro y destruyendo una escuela.

En 2015, en Tianjin, China, un incendio de este mismo componente quitó la vida a 170 personas e hirió a 800. En este caso, arribaron cuerpos de bomberos para mitigar el fuego, pero no se pudo evitar la explosión. Por último, en 2003, en Toulouse, Francia, en una planta química, 300 toneladas de nitrato de amonio ocasionaron la muerte de 31 personas e hirió a más de 2,500.

El común denominador en todos estos casos es el incorrecto almacenamiento en un sitio que no cuenta con los sistemas de protección de incendios adecuados. Para prevenir este tipo de accidentes se debe de contar con sistemas de aspersores (sprinklers) en los lugares donde se almacena el nitrato de amonio, con detectores, tanque de almacenamiento de agua, bomba, etc. Así mismo, las instalaciones deben contar con un análisis de riesgo previo que ayude a identificar los problemas potenciales de protección, acorde al sitio y conforme a las normas, para idear estrategias de gestión que permitan reducir en medida de lo posible hechos tan lamentables como el ocurrido en Beirut.