Detección de Mezclas Explosivas

En instalaciones donde se manejan gases combustibles, es deseable anticipar las condiciones potenciales de un incendio o explosión, las cuales se derivan de una fuga y acumulación de gas combustible.

En la detección de mezclas gases combustibles existen dos parámetros importantes: el límite inferior de explosividad o inflamabilidad, (por sus siglas en ingles L.E.L.) y el límite superior de explosividad o inflamabilidad (por sus siglas en ingles U.E.L.).

Estos valores indican porcentajes de concentración del gas combustible en el cual hay riesgo de inflamabilidad o explosividad. Es decir, por debajo de la concentración de L.E.L. y por arriba de la concentración de U.E.L. no hay riesgo de inflamabilidad o explosividad, sin embargo, los porcentajes entre el L.E.L. y el U.E.L presentan riesgo de inflamabilidad o explosividad.

El metano, en forma gaseosa, tiene un L.E.L. del 5% y un U.E.L. de 15%, esto quiere decir que si tenemos una concentración pobre de metano en el ambiente (menor a 5%) no habrá flama o explosión, tampoco si se tiene una concentración rica de metano en el ambiente (superior al 15%), sin embargo, entre el 5% y el 15% existen concentraciones que son propicias para que se presente flama o explosión.

No se debe confundir los porcentajes de L.E.L. y U.E.L. con los porcentajes de alarma de baja y alarma alta de concentración. Por lo general estos valores son una fracción o porcentaje del valor de L.E.L. que se configura en el detector, para que este pueda emitir las señales al tablero general de detección y alarma.

Por ejemplo, se puede configurar el detector para que al 30% del valor de L.E.L. el transmisor emita la señal de alarma baja y cuando llegue al 50% del valor de L.E.L. el transmisor emita la señal de alarma alta, de esta forma se tiene campo de acción para activar protocolos de mitigación del riesgo.

Los detectores de mezclas explosivas pueden ser catalíticos o infrarrojos.

Los primeros se componen generalmente por tres componentes: el sensor de celda catalítica, el transductor de señal (entre la celda catalítica y el transmisor de señal) y el display/transmisor de señal (manda una señal discreta o analógica al tablero general de alarma y detección).

Los detectores infrarrojos de mezclas explosivas son equipos con la cámara de censado y el transductor integrado, y también son capaces de transmitir señales discretas o analógicas al tablero general de alarma y detección, sin embargo, es recomendable que cuenten con un display en campo para poder visualizar los porcentajes de concentración.

Servicios Relacionados

Estamos listos para atender tus necesidades

Llena este formulario para que uno de nuestros expertos asesore tu organización personalmente, y podamos ofrecerte soluciones integrales inmediatamente.